Ir al contenido principal

Asedios, Cercos y Sitios de Gibraltar (VII). 1411, el sexto asedio


La toma de Gibraltar de 1411 fue una victoriosa reconquista nazarí de esta plaza, que se había rebelado contra su dominio y entregado a los benimerines. Fue tras el sexto de los grandes sitios sufridos por esta ciudad, el único protagonizado por dos potencias musulmanas.


Después de la muerte de Alfonso XI durante el quinto sitio, el relajo temporal de las ambiciones castellanas sobre Gibraltar dieron paso al afloramieno de las tensiones entre los nazarís de Granada y los benimerines de Fez, desencadenando una suerte de guerra civil entre ambas facciones. 

En 1374, los benimerines de Fez cedieron Gibraltar a los nazarís granadinos, al parecer a cambio de asistencia de éstos con las rebeliones en Marruecos. 

En 1410, los gibraltareños se amotinaron. Expulsando a la guarnición nazarí, decidieron
entregarse a los benimerines. El sultán Abu Said Uthman III envió a Gibraltar a su hermano y homónimo Abu Said con un poderoso ejército y el encargo de recuperar los antiguos territorios benimerines en España, a su juicio usurpados por los nazaríes. El príncipe meriní fue recibido con júbilo y, además del Campo de Gibraltar, recibió el homenaje de Manilva, Marbella, Casares (Málaga),  Benahavís y algunos pueblos de la Serranía de Ronda.

Al año siguiente, Granada lanzó una contraofensiva con el fin de reconquistar el territorio perdido. Yusuf III de Granada acordó una tregua con el infante Fernando de Castilla, tutor de Juan II de Castilla, que había conquistado Antequera, lo que le permitió volver todos sus recursos contra los benimerines, iniciando de inmediato las operaciones de cerco con el objetivo de rendir la plaza.

No obstante, los benimerines no lo pusieron fácil, y Abu Said, confiado en la fortaleza de su plaza, realizó numerosas salidas contra el invasor para romper el cerco. Ante sus constantes acometidas, y falto de suministros, el emir Yusuf se vio en serias dificultades para mantener el asedio.

Sin embargo, los defensores no estaban en mucho mejor situación en cuanto a los suministros, y también acusaban la carencia de estos. Estos no llegaban desde Marruecos, y los pocos navíos enviados, mal equipados, con escasas municiones y víveres, cayeron en manos de los granadinos.

Abandonados por el sultán benimerí, sin pertrechos para sostenerse, a pesar de su fuerte posición, Said decidió finalmente rendirse a los nazaríes, que recuperaron de esta manera el control de la plaza.

Abu Said fue encerrado en la Alhambra con todo lujo de comodidades. El astuto Yusef, ante las turbulencias políticas de los benimerines, consideró una inversión mantenerle vivo y bien atendido. Así, cuando el sultán Abu Said Uthman III fue asesinado en 1420, Abu Said fue puesto en libertad y enviado al Norte de África, donde rindió grandes servicios a los granadinos, aunque no lograra ocupar el trono de su hermano.

Fuentes:



Entradas populares de este blog

Don Pero Niño, Almirante de Castilla.

Tras las hazañas protagonizadas por los Almirantes Ambrosio Bocanegra y Fernando Sanchez de Tovar, posteriormente, en el año 1405, un almirante español con patente de corso, Don Pero Niño, quema y saquea Saint Ives, Portland, Poole y la importante ciudad de Southampton, en la costa inglesa, ampliando sus victorias del Mediterráneo al Atlántico. Posteriormente, en una nueva campaña derrota a un ejército inglés en la isla de Jersey con sus mil corsarios. Años más tarde, la Liga Hanseática, una agrupación comercial de ciudades germanas muy poderosa e influyente, es derrotada por los castellanos en 1419, confirmando la supremacía española en esas aguas.
Pero ¿Quien fue Pero (Pedro) Niño? Se trata de uno de los héroes marineros más desconocidos en España, a pesar de la fama y renombre que alcanzó en su tiempo, y de las fuentes que nos han llegado, entre ellas la obra "El Victorial" , una crónica redactada por su alférez Gutierre Díez de Games, cuyo original conserva la Biblioteca …

Los Campos Catalúnicos, la última gran batalla de Roma

La Batalla de los Campos Cataláunicos (también llamada Batalla de Châlons, o Batalla de Locus Mauriacus) enfrentó en el año 451 a una coalición romana liderada por el general Flavio Aecio y el rey visigodo Teodorico I contra la alianza de los hunos comandada por su rey Atila. Esta batalla fue la última operación a gran escala en el Imperio Romano de Occidente y la cumbre de la carrera de Aecio. Es considerada una de las batallas más importantes y decisivas de la Historia. 
 Hacía medio siglo que el Imperio se había fraccionado en dos, y ahora había sendos emperadores: uno en el este y otro en el oeste. 
El Imperio de Occidente se encontraba sumamente debilitado, y los gobernantes "de facto" de una gran parte de la Galia eran los visigodos que décadas atrás se habían visto obligados a cruzar el Danubio por culpa precisamente de la presión huna, derrotando a los romanos en Adrianópolis, asolando los Balcanes, y saqueando Roma en el 410

En este contexto, las referencias a Atila h…

El Crucero Canarias (C-21)

El crucero pesado español Canarias fue el primero de dos unidades y el que daba nombre a su clase.
Puesto en grada en 1928 y botado en 1931, no fue sin embargo hasta 1936 cuando fue asignado al servicio activo, e inmediatamente entró en liza en el marco de la guerra civil luchando del lado del bando nacional. Su velocidad de 33 nudos, así como su abrumadora potencia de fuego, hicieron que tanto esta unidad como la de su misma clase Baleares, fueran el azote de la marina republicana, otorgando el dominio del mar y del estratégico Estrecho de Gibraltar desde el primer momento a los nacionales.
Este buque disfrutó de una vida longeva y plena de actividad, participando en en la Guerra del Ifni y en la evacuación de Guinea Ecuatorial , esta última en una impecable operación junto a los transportes de ataque Aragón y Castilla y otras unidades de la flota.
Fue el buque insignia de la flota durante 39 años en los que sufrió no pocas modificaciones y puestas al día, hasta que fue dado definitivam…