Ir al contenido principal

Asedios, Cercos y Sitios de Gibraltar (IV): 1333, el tercer asedio



Aunque hubo intentos de organizar una amplia cruzada contra Granada en la que iban a participar Castilla, Aragón, Navarra y otros combatientes europeos, finalmente solo Castilla atacó Granada y le arrebató diversas fortalezas, entre ellas la de Teba en agosto de 1330, si bien los musulmanes opusieron gran resistencia y recuperaron el castillo de Pruna.



Ante el ataque cristiano, Muhammad IV (sexto rey nazarí de Granada) cruzó el mar el 17-IX-1332 para convocar al yihad a Abu l-Hasan, que envió a su hijo, el príncipe Abu Malik, al frente de cinco mil soldados (o siete mil, según las fuentes cristianas). Tras un asedio de cinco meses iniciado en febrero de 1333, meriníes y granadinos consiguieron recuperar Gibraltar el 20-VI-1333

Al mando de la plaza durante las hostilidades se encontraba el gobernador Vasco Pérez de Meyra. Parece ser que en la gestión que realizó durante años en aquella población, se dedicó a desviar dinero del reino de Castilla destinado al mantenimiento de las construcciones militares y su hueste para efectuar compras de tierras en la Campiña Jerezana, y a realizar negocio vendiendo víveres a las tropas moras incluso en fechas próximas al inicio del sitio.

No obstante, aunque las fuentes, siguiendo las crónicas, han tratado de cargar todas las tintas sobre la negativa actuación del alcaide gibraltareño en lo relativo a la gestión y la entrega de Gibraltar a los meriníes, no se deja de observar en el comportamiento de Alfonso XI cierta responsabilidad en esta pérdida. Muestra de ello es que nunca cejó en el empeño de recuperarla.

Así, según dicen las crónicas, Vasco Pérez de Meira, en cuanto se vio sitiado envió
información a Alfonso XI que entonces se encontraba cerca de Valladolid, pero el rey de Castilla no pudo tomar las medidas necesarias para ayudar eficazmente a los sitiados a causa de los problemas internos que por entonces se vivían en el reino a causa de las disensiones entre el monarca y algunos nobles. 

Fue pasando el tiempo y agravándose la situación para los del castillo del Peñón hasta el punto que el concejo de Sevilla llegó a pedirle al rey que no dejara abandonada la Frontera, de modo que a mediados de abril el monarca castellano tomó la firme decisión de socorrer con su ejército al castillo que había sido ganado en tiempos de su padre. 


Sin embargo, esta decisión llegó tarde, y cuando las tropas castellanas se encontraban en las inmediaciones de Jérez acudiendo en socorro de Gibraltar, recibieron la noticia de la rendición de la plaza. Efectivamente, tras quedar las tropas cristianas atrincheradas en la torre de la fortaleza, y a pesar de la tenaz resistencia al invasor, tras cuatro meses y medio de asedio, fue entregada la totalidad de la Plaza. Las tropas cristianas fueron liberadas y Vasco Pérez marchó a África, quizás temeroso del castigo del Rey por su mala gestión como gobernador y por haber entregado la Plaza al invasor.

Fuentes:


Entradas populares de este blog

1631. Batalla naval de Pernambuco

En 1631 se reunió en Lisboa una escuadra bajo el mando de Antonio de Oquendo y Zandategui (San Sebastián, octubre de 1577 - La Coruña, 7 de junio de 1640), marino y militarespañol, y a lasazón almirante general de la Armada del Mar Océano,para socorrer las costas del Brasil contra los ataques de los holandeses, especialmente las plazas de Pernambuco y de Todos los Santos. 
Componían la escuadra 16 naos; 5 de ellas no llegaban a las trescientas toneladas y a reunir cuarenta hombres de guarnición; otras 5 no llevaban más que la mitad de la infantería que les correspondía y quedaban 6 que eran mejores, pero también faltas de elementos y de dotación. Arbolaba Oquendo su insignia en el galeón Santiago. Salió de Lisboa el 5 de mayo de 1631 convoyando una flota de buques mercantes portugueses y de 12 carabelas, que llevaban 3.000 hombres de transporte para reforzar las guarniciones de las plazas brasileñas. 
Al cabo de 68 días de navegación, llegaron a la Bahía de Todos Los Santos, reforzando…

Don Pero Niño, Almirante de Castilla.

Tras las hazañas protagonizadas por los Almirantes Ambrosio Bocanegra y Fernando Sanchez de Tovar, posteriormente, en el año 1405, un almirante español con patente de corso, Don Pero Niño, quema y saquea Saint Ives, Portland, Poole y la importante ciudad de Southampton, en la costa inglesa, ampliando sus victorias del Mediterráneo al Atlántico. Posteriormente, en una nueva campaña derrota a un ejército inglés en la isla de Jersey con sus mil corsarios. Años más tarde, la Liga Hanseática, una agrupación comercial de ciudades germanas muy poderosa e influyente, es derrotada por los castellanos en 1419, confirmando la supremacía española en esas aguas.
Pero ¿Quien fue Pero (Pedro) Niño? Se trata de uno de los héroes marineros más desconocidos en España, a pesar de la fama y renombre que alcanzó en su tiempo, y de las fuentes que nos han llegado, entre ellas la obra "El Victorial" , una crónica redactada por su alférez Gutierre Díez de Games, cuyo original conserva la Biblioteca …

Los Campos Catalúnicos, la última gran batalla de Roma

La Batalla de los Campos Cataláunicos (también llamada Batalla de Châlons, o Batalla de Locus Mauriacus) enfrentó en el año 451 a una coalición romana liderada por el general Flavio Aecio y el rey visigodo Teodorico I contra la alianza de los hunos comandada por su rey Atila. Esta batalla fue la última operación a gran escala en el Imperio Romano de Occidente y la cumbre de la carrera de Aecio. Es considerada una de las batallas más importantes y decisivas de la Historia. 
 Hacía medio siglo que el Imperio se había fraccionado en dos, y ahora había sendos emperadores: uno en el este y otro en el oeste. 
El Imperio de Occidente se encontraba sumamente debilitado, y los gobernantes "de facto" de una gran parte de la Galia eran los visigodos que décadas atrás se habían visto obligados a cruzar el Danubio por culpa precisamente de la presión huna, derrotando a los romanos en Adrianópolis, asolando los Balcanes, y saqueando Roma en el 410

En este contexto, las referencias a Atila h…