Ir al contenido principal

Asedios, Cercos y Sitios de Gibraltar (III). 1315, el segundo asedio



Entre los años 1315 y 1316, nuevamente los arenales del istmo se convirtieron en escenario de tensión bélica entre castellanos y granadinos.

El segundo cerco de Gibraltar, en el año 1315, fue un intento fallido de los moros Nazaríes del emirato de Granada para recuperar Gibraltar, que había caído a las fuerzas de Fernando IV de Castilla cuatro años antes, en 1309


En el año 1314, accedió al trono de Granada Ismail I tras destronar al sultán Nasr . El nuevo sultán declaró la yihad contra los gobernantes cristianos de la Península Ibérica en 1315 y se trasladó a establecer un cerco contra Gibraltar. A consecuencia de este hecho se disolvieron las treguas establecidas con el Reino de Castilla, y contando con las tropas propias y las de los moros Berberiscos, consiguió sitiar Gibraltar entre los años 1315 y 1316. 

Ese mismo año de 1315, las fuerzas castellanas bajo el mando del príncipe regente Pedro de Castilla, que ejercía su autoridad en nombre del infante rey Alfonso XI de Castilla, se encontraban guerreando contra las tropas marroquíes del mariní Utman b. Abi al Ulaos cerca de Granada, sin que ninguna de las partes obtuviera una victoria clara. Cuando poco después las noticias del asedio llegaron a Pedro en Córdoba, dejó su ejército donde estaba y se fue a Sevilla para organizar las fuerzas navales y terrestres para tratar de levantar el bloqueo nazarí. 

El sitio parece ser que acabó sin lucha cuando los nazaríes se retiraron a la vista de la entidad de las fuerzas castellanas que se acercaban, volviendo Pedro de Castilla con su ejército a Córdoba para continuar con el acoso de Granada.

Fuentes:



Entradas populares de este blog

1631. Batalla naval de Pernambuco

En 1631 se reunió en Lisboa una escuadra bajo el mando de Antonio de Oquendo y Zandategui (San Sebastián, octubre de 1577 - La Coruña, 7 de junio de 1640), marino y militarespañol, y a lasazón almirante general de la Armada del Mar Océano,para socorrer las costas del Brasil contra los ataques de los holandeses, especialmente las plazas de Pernambuco y de Todos los Santos. 
Componían la escuadra 16 naos; 5 de ellas no llegaban a las trescientas toneladas y a reunir cuarenta hombres de guarnición; otras 5 no llevaban más que la mitad de la infantería que les correspondía y quedaban 6 que eran mejores, pero también faltas de elementos y de dotación. Arbolaba Oquendo su insignia en el galeón Santiago. Salió de Lisboa el 5 de mayo de 1631 convoyando una flota de buques mercantes portugueses y de 12 carabelas, que llevaban 3.000 hombres de transporte para reforzar las guarniciones de las plazas brasileñas. 
Al cabo de 68 días de navegación, llegaron a la Bahía de Todos Los Santos, reforzando…

Don Pero Niño, Almirante de Castilla.

Tras las hazañas protagonizadas por los Almirantes Ambrosio Bocanegra y Fernando Sanchez de Tovar, posteriormente, en el año 1405, un almirante español con patente de corso, Don Pero Niño, quema y saquea Saint Ives, Portland, Poole y la importante ciudad de Southampton, en la costa inglesa, ampliando sus victorias del Mediterráneo al Atlántico. Posteriormente, en una nueva campaña derrota a un ejército inglés en la isla de Jersey con sus mil corsarios. Años más tarde, la Liga Hanseática, una agrupación comercial de ciudades germanas muy poderosa e influyente, es derrotada por los castellanos en 1419, confirmando la supremacía española en esas aguas.
Pero ¿Quien fue Pero (Pedro) Niño? Se trata de uno de los héroes marineros más desconocidos en España, a pesar de la fama y renombre que alcanzó en su tiempo, y de las fuentes que nos han llegado, entre ellas la obra "El Victorial" , una crónica redactada por su alférez Gutierre Díez de Games, cuyo original conserva la Biblioteca …

Los Campos Catalúnicos, la última gran batalla de Roma

La Batalla de los Campos Cataláunicos (también llamada Batalla de Châlons, o Batalla de Locus Mauriacus) enfrentó en el año 451 a una coalición romana liderada por el general Flavio Aecio y el rey visigodo Teodorico I contra la alianza de los hunos comandada por su rey Atila. Esta batalla fue la última operación a gran escala en el Imperio Romano de Occidente y la cumbre de la carrera de Aecio. Es considerada una de las batallas más importantes y decisivas de la Historia. 
 Hacía medio siglo que el Imperio se había fraccionado en dos, y ahora había sendos emperadores: uno en el este y otro en el oeste. 
El Imperio de Occidente se encontraba sumamente debilitado, y los gobernantes "de facto" de una gran parte de la Galia eran los visigodos que décadas atrás se habían visto obligados a cruzar el Danubio por culpa precisamente de la presión huna, derrotando a los romanos en Adrianópolis, asolando los Balcanes, y saqueando Roma en el 410

En este contexto, las referencias a Atila h…