Ir al contenido principal

Asedios, Cercos y Sitios de Gibraltar (XI). 1506, el décimo asedio




El Sitio de Gibraltar de 1506 fue un fracasado asedio por parte de las tropas del Duque de Medina-Sidonia, contra la guarnición real de esta plaza española. Fue el décimo de los grandes sitios sufridos por Gibraltar.


Tras la conquista asidonense de Gibraltar de 1467, a la muerte de Enrique IV, en 1474, su hermana y heredera Isabel recabó apoyos para cimentar su posición en la Guerra de Sucesión que la enfrentaba con Juana la Beltraneja. Los Medina-Sidonia fueron así gratificados con el Marquesado de Gibraltar (30 de septiembre de 1478). La ciudad permanecería bajo dominio asidonense 34 años, hasta que los Reyes Católicos suprimieron el título el 22 de diciembre de 1501 y reincorporaron el territorio a los dominios de la Corona de Castilla. El 2 de enero de 1502, Garcilaso de la Vega (padre), comendador de Castilla, viajó a la Roca donde tomó formalmente posesión, y los Reyes Católicos concedieron a petición de los habitantes de Gibraltar escudo de armas. 

Escudo otorgado por los
Reyes Católicos en 1502
Tras la muerte de Isabel en 1504 y la consiguiente crisis de poder, Juan Alfonso Pérez de Guzmán , 3er duque de Medina Sidonia decidió aprovechar la inestabilidad. El Duque de Medina-Sidonia, esperaba que el nuevo rey, Felipe el Hermoso, le restituyese el mando sobre la plaza, pero su súbita muerte acabó con tal esperanza. Aprovechando el caos provocado en Castilla por la muerte del Rey, resolvió hacerlo por la fuerza, reuniendo un ejército que marchase sobre Gibraltar.

El Duque consideraba que Gibraltar por derecho le correspondía a su familia, y urdió un plan para que sus simpatizantes en la fortaleza arreglasen una rendición. De esta manera, el primer intentó el Duque para tomar la plaza fue intentando atraerse las simpatías de la población local, que durante tantos años había permanecido bajo su dominio. Pero no sólo no lo logró, sino que puso a los gibraltareños en alerta sobre sus pretensiones. Por tanto levantó un ejército y envió instrucciones a su hijo Enrique de hacer lo que fuese necesario para recuperar la fortaleza, 

El " estado de sitio " se prolongó durante cuatro meses, con las fuerzas de Medina tratando de bloquear la fortaleza en vez de tomar por asalto él, intentando presionarla para rendirse.

Diego López de Haro -alcaide interino por ausencia de Garcilaso de la Vega- y los gibraltareños se aprestaron a la defensa, escribiendo al capitán general del reino de Granada, el Conde de Tendilla, para que acudiera en su socorro.

El Duque de Medina-Sidonia fue conminado a levantar el cerco, pero se negó, alegando
Diego de Deza
que el rey Fernando sería informado de la situación por Diego Deza, arzobispo de Sevilla, que le había prometido resolver en su favor sus pretensiones sobre Gibraltar gracias a su buena relación con la familia real.

Finalmente, hubo poca lucha y ninguna pérdida de vida que no fuese por enfermedad. Ante el consejo del arzobispo de Sevilla, las esperanzas puestas en las gestiones de este, unido a los preparativos militares en su contra, llevaron a los de Madina-Sidonia a levantar el bloqueo sin que hubiera derramamiento de sangre.

En noviembre de 1506 la reina Juana y su consejo acordaron conceder a Gibraltar el título de "más leal ciudad" por su demostrada fidelidad en la defensa contra los asidonenses. El Duque de Medina-Sidonia fue condenado a pagar los daños materiales causados por sus tropas a las propiedades de la población local, sin que se tuvieran en consideración sus reclamaciones sobre la propiedad de la plaza.

Posteriormente, Carlos V rápidamente comprendió la importancia estratégica de Gibraltar , y nombró a Rodrigo Bazán comandante civil y militar de la Roca en 1520. En el marco del largo y pacífico mandato de Bazán , que duró hasta 1535, los disturbios civiles fueron definitivamente sofocados, y se acometieron importantes reparaciones, consolidando el dominio real de tan importante bastión.

Gibraltar no sufriría más asedios de importancia hasta el año 1704, casi 200 años después, pero esa es otra historia...




Entradas populares de este blog

1631. Batalla naval de Pernambuco

En 1631 se reunió en Lisboa una escuadra bajo el mando de Antonio de Oquendo y Zandategui (San Sebastián, octubre de 1577 - La Coruña, 7 de junio de 1640), marino y militarespañol, y a lasazón almirante general de la Armada del Mar Océano,para socorrer las costas del Brasil contra los ataques de los holandeses, especialmente las plazas de Pernambuco y de Todos los Santos. 
Componían la escuadra 16 naos; 5 de ellas no llegaban a las trescientas toneladas y a reunir cuarenta hombres de guarnición; otras 5 no llevaban más que la mitad de la infantería que les correspondía y quedaban 6 que eran mejores, pero también faltas de elementos y de dotación. Arbolaba Oquendo su insignia en el galeón Santiago. Salió de Lisboa el 5 de mayo de 1631 convoyando una flota de buques mercantes portugueses y de 12 carabelas, que llevaban 3.000 hombres de transporte para reforzar las guarniciones de las plazas brasileñas. 
Al cabo de 68 días de navegación, llegaron a la Bahía de Todos Los Santos, reforzando…

Don Pero Niño, Almirante de Castilla.

Tras las hazañas protagonizadas por los Almirantes Ambrosio Bocanegra y Fernando Sanchez de Tovar, posteriormente, en el año 1405, un almirante español con patente de corso, Don Pero Niño, quema y saquea Saint Ives, Portland, Poole y la importante ciudad de Southampton, en la costa inglesa, ampliando sus victorias del Mediterráneo al Atlántico. Posteriormente, en una nueva campaña derrota a un ejército inglés en la isla de Jersey con sus mil corsarios. Años más tarde, la Liga Hanseática, una agrupación comercial de ciudades germanas muy poderosa e influyente, es derrotada por los castellanos en 1419, confirmando la supremacía española en esas aguas.
Pero ¿Quien fue Pero (Pedro) Niño? Se trata de uno de los héroes marineros más desconocidos en España, a pesar de la fama y renombre que alcanzó en su tiempo, y de las fuentes que nos han llegado, entre ellas la obra "El Victorial" , una crónica redactada por su alférez Gutierre Díez de Games, cuyo original conserva la Biblioteca …

Los Campos Catalúnicos, la última gran batalla de Roma

La Batalla de los Campos Cataláunicos (también llamada Batalla de Châlons, o Batalla de Locus Mauriacus) enfrentó en el año 451 a una coalición romana liderada por el general Flavio Aecio y el rey visigodo Teodorico I contra la alianza de los hunos comandada por su rey Atila. Esta batalla fue la última operación a gran escala en el Imperio Romano de Occidente y la cumbre de la carrera de Aecio. Es considerada una de las batallas más importantes y decisivas de la Historia. 
 Hacía medio siglo que el Imperio se había fraccionado en dos, y ahora había sendos emperadores: uno en el este y otro en el oeste. 
El Imperio de Occidente se encontraba sumamente debilitado, y los gobernantes "de facto" de una gran parte de la Galia eran los visigodos que décadas atrás se habían visto obligados a cruzar el Danubio por culpa precisamente de la presión huna, derrotando a los romanos en Adrianópolis, asolando los Balcanes, y saqueando Roma en el 410

En este contexto, las referencias a Atila h…